7 de Julio de 2018

Hoy os estrenamos con una nueva actividad para los mayores, la vela. Divididos en pequeños grupos han ido llegando al puerto de Figueras donde tras un pequeña clase sobre el funcionamiento de las embarcaciones y los tipo de nudos que pueden realizar han echado los veleros al agua y han surcado la Ría del Eo.

El resto de grupos han hecho multitud de actividades que voy a ir numerando, a ver si no me lío….

Los infantiles por la mañana han ido al campo de paintball para ganar (o perder) la gran batalla de pintura. Es una de las actividades que más les gusta y además es totalmente segura ya que son bolas de calibre pequeño para que no hagan daño al golpearles.

También han jugado a otras de las novedades de este año, el palo loco. Se trata de un hinchable comupuesto por 6 podios sobre los que los chicos deben mantenerse sin caer. ¿Lo complicado? Un palo loco girará, cada vez a mayor velocidad y deben tratar de esquivarlo sin caer del podio. Es un juego muy muy divertido en el que les cuesta mantener el equilibrio.

Los juveniles han jugado en otro de los hinchables, la Lucha de Gladiadores. En este juego la batalla es entre dos y deben hacerse caer el uno al otro golpeándose con unos palos de espuma. Es bastante difícil ya que las plataformas en las que están son muy muy inestables.

También han ido al circuito de los balancebike y subidos en estos originales vehículos han tenido que completar todo el recorrido.

Otro de los grupos ha salido a hacer una ruta en bicicleta por el monte y por un sendero que bordea la ría ¡menudo aguante! No veían la hora de darse la vuelta.

Los más animaleros se han quedado en la granja montando a caballo en uno de los picaderos.Me encanta ver como los niños de todas las edades sienten esa adoración por los animales.

La última actividad de la mañana ha sido la tirolina por la que han ido cayendo uno tras uno al grito de “Viva G.E.R.D.E.”

Por la tarde teníamos preparado lo mejor, Muajajaja (risa malvada). La más que famosísima Pista Americana que año tras año se renueva dando lugar a nuevas pruebas cada vez más complicadas. Ha tenido que reptar, empaparse, cruzar una pista resbaladiza, meter la cabeza en un bote de harina y buzear en la horripilante piscina que tiene de todo menos agua. Nosotros nos hemos reído mucho pero gracias a dios nuestros chicos tienen un gran sentido del humor y además de participar muy activamente se han divertido mucho junto a nosotros.

Tras una larguísima ducha para quitarse todo lo que llevaban encima y una rica cena hemos terminado con una velada ambientada en un juego de Roll y un poquito de discoteca.

¡Y mañana más!

Os dejamos con vídeo (está también en nuestra página de facebook  donde se ve un poquito mejor)

 

 

 

 

 

 

 

 

Añade un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies