Y el último día llegó….
Ayer en la velada todo fueron lágrimas, abrazos y buenas palabras.

La verdad es que estamos orgullosos de los chavales con los que hemos tenido el gusto de coincidir estos 15 días. Han aprendido lo que de verdad es el compañerismo y una buena amistad y nos han hecho disfrutar al máximo de nuestro trabajo. Han sido unos chicos super participativos, todo les gustaba, todo les parecía bien, lo cierto es que nos lo han puesto todo muy fácil.

Los primerizos han superado con éxito el gran paso que es salir de casa por primera vez y lo más importante, volver sanos y salvos, jaja. Una madre me comentaba que esta experiencia marcaría un antes y un después en la vida de su niño; me encanta escuchar esas palabras y más aún ver que de aquí se marcha conociéndose un poquito más y sabiendo que por sí mismo y sin la ayuda de nadie puede sacar adelante  muchas más cosas de las que él pensaba.

Viéndoles marchar con tanta pena y leyendo los comentarios positivos y agradecimientos no podíamos estar más felices. Esto nos anima a continuar, a estar motivados con lo que hacemos y sobre todo a valorar la suerte que tenemos de poder trabajar en algo que nos apasiona.
Esperamos volver a veros pronto, pero para ello ya sabéis que lo primero que tenéis que hacer es ser buenos y sacar muy buenas notas.
No perdáis el contacto con vuestros nuevos amigos, ya que conviviendo es de donde nacen las amistades más fuertes y a pesar de la distancia con un poquito de esfuerzo pueden ser eternas.
Muchas gracias a vosotros chicos (y a las familias). Hablo en nombre de todos los monitores cuando os digo que esto no habría sido igual sin alguno de vosotros. Sois geniales!!

Pasad un Feliz e inolvidable verano.

Gracias de corazón y hasta muy muy pronto!

Muuuuaaaa!