Tenemos el tiempo un poco revuelto así que a primera hora tocan actividades dentro de la nave de talleres. No pasa nada, todo es actitud y haremos que el tiempo no nos impida divertirnos.

Esta mañana hemos hecho unas pulseras de hilos, algunos chicos han hecho varias ya que querían regalárselas a sus compis para que tengan algún recuerdo de ellos. Como ya os dije hace unos días los chicos jugaron a un juego de estrategia llamado el pueblo duerme y obviamente han querido repetirlo ¡engancha!

Ya ha abierto el tiempo así que nos vamos para el exterior que la aventura nos espera.

Los chicos se han lanzado por la tirolina y es que da igual lo alta que esté y lo larga que sea, estos chicos son unos valiente. También han hecho escalada en el rocódromo y han montado a caballo en nuestro picadero.

Para terminar el día y cansarles un poquito, jeje. Hemos montado la pista americana. Han tenido que superar unas cuantas pruebas físicas, saltar, correr, arrastrarse, rectar, dar vueltas,… una locura pero todos han conseguido terminar el recorrido.

A última hora de la tarde hemos ido a los establos a dar la última cena a los animales y la escena sí que parecía un cuadro! Todos han aprovechado para despedirse de Moro, Perico, Ratina y todos los demás.

Como es el último día tocaba barbacoa en el jardín, ¡nos hemos puesto las botas!

Ya sabéis que durante el campamento los chicos tenían un amigo invisible al que le escribían cartas anónimas, pues llegó el momento de descubrirse y entregar un regalo simbólico a esos amigos. Hemos hecho una ceremonia de despedida y ha pasado lo que más me gusta (que mala soy!) las lágrimas y la pena se han apoderado de los chicos. ¿Que por qué me gusta? Porque eso significa que la experiencia de los chicos ha sido positiva y que han hecho grandes amigos a los que echaran de menos, no hay nada más bonito que eso.

Menú de hoy

COMIDA

Ensaladilla

Pollo al ajillo con patatas

Fruta

CENA

Churrasco con patatas, scnacks,

tortilla de patata, refrescos,..