¡Muy buenas familias!

Seguimos un día más al pie del cañón con estos chicos, hemos estado pensando en reducirles el desayuno porque tienen energía para parar un tren, jeje. Pero bueno, de momento nos viene bastante bien para conseguir que los chicos participen al máximo. Como todos sabéis nuestra forma de funcionamiento es por grupos, los niños que integran un grupo van pasando por cada una de las actividades, de esta manera favorecemos la comunicación entre los miembros del grupo y conseguimos fluidez y que ningún niño se quede descolgado.

Si el otro día tuvimos sesión de peluquería ovina hoy le ha tocado el turno a los caballos, Moro, Paloma y Perico han disfrutado de unas buenas caricias además de quedarse con un pelazo que protagonizaría facilmente un anuncio de Champú.  

Luego tocaba taller de artesanía en el que hemos hecho unos preciosos broches que los chicos regalarán a quien más les eche de menos, jeje. 

Como nos ha sobrado un poco de tiempo antes de comer hemos jugado a un juego de conocimientos.

Por la tarde, una vez calzadas las deportivas hemos puesto rumbo al monte donde nos esperaba una Gymkhana de supervivencia. Divididos por equipos sólo uno podía ganar aunque debemos de reconocer que esa regla no se ha cumplido al 100%… y es que son tan majos estos chicos que no podemos dejar que pierda ni uno de ellos!

De regreso al campamento hemos dejado volar la imaginación realizando una versión del clásico juego Pictionary con plastilina, no han salido obras de arte pero los chicos se han defendido.

Después de la cena es el momento de abrir el buzón y entregar las cartas, es asombroso la ilusión con que escriben y reciben esas cartas. Parece que lejos de la era de las redes sociales aún hay esperanza!

La velada de hoy también era una Gymkhana, la Gymkhana enigmática, nos lo hemos pasado pipa.

Menú

COMIDA 

Cocido

Garbanzos con carne

Fruta

CENA 

Puré de calabacín

Pollo al horno con patatas fritas

Flan