Los chicos nos lo pedían a gritos, querían una partida de paintball para soltar adrenalina.

Así que equipados de arriba a abajo ha dado comienzo la batalla.

Después de comer los chicos se han ido a la playa a practicar bodyboard, pero como siempre…triunfa lo más sencillo, todos se divirtieron jugando en la orilla.

Como mañana es el último día en la cena hemos hecho una barbacoa fuera.

Los chicos han aprovechado al máximo la última velada y discoteca del campamento.

Que tengáis un feliz día! Ya queda poco para ver a los peques …