Entramos en la recta final de los campamentos de verano. La verdad es que no tenemos ninguna gana de que los campamentos finalicen pero nuestros acampados tienes menos aún así que vamos a ponerlos las pilas para exprimir las últimas horas!
Lo primero de todo es que los INFANTILES hagan una carta para los papis, ayer era el día para ello pero como tuvimos día de playa no nos dio tiempo. Esas cartas os las enviaremos esa misma noche a todas las familias y esperamos que las recibáis con la misma ilusión que los chicos han puesto en hacerlas. 
Hoy celebramos el cumple de Alejandro, este es su segundo año con nosotros y cumple 6 añitos! El año pasado vino por primera vez con 4 años, es todo un valiente. ¡Felicidades peque!
Por la mañana hemos organizado el juego concurso que tan de moda está ahora ¡Boom! Para todos aquellos que no lo conocéis consiste en hacer preguntas a los acampados y si estos la fallan una bomba explotará encima de ellos. Por como ha quedado el taller os aseguro que ha habido unos cuantos fallos…
los JUVENILES han dedicado un ratito a escribir sus cartas de despedida, estas serán leídas por la noche entre lloros y añoranza. 
Después de comer hemos organizado diferentes actividades para los INFANTILES, entre ellas las batallas de pintura con el Paintball, el Twistter gigante y un taller de artesanía. 
EL resto de la tarde los JUVENILES han realizado el descenso del río Eo en piragua. 
Por la noche era la fiesta de despedida así que hemos organizado una barbacoa – burguer fuera, así los chicos en lugar de sentarse en las mesas con sus compañeros de siempre podrán hacerlo junto a todos los acampados en el prado. 
Después da comienzo la velada de despedida, primero hemos resuelto el “amigo invisible“. A lo largo de todo el campamento los amigos invisibles han ido echando cartas al buzón que se entregaban a sus destinatarios así que estos ya tenían ganas de saber quienes eran. 
Durante la lectura de las cartas de despedida los chicos no han parado de aplaudirse, abrazarse y solar alguna lagrimilla. Eso nos hace ver que el resultado de este campamento ha sido el deseado, los chicos han congeniado a la perfección y están deseando verse el año que viene.