Afrontamos nuestro penúltimo día como podemos, estamos ya muy melancólicos pero la fiesta debe continuar así que vamos allá!

Queríamos una mañana movidita y cargada de risas y así ha sido. Hoy tocaba “Humor amarillo”, una gymkhana basada en el mítico programa de televisión. Hemos organizado un montón de pruebas; la bola de derribo, el pasadizo resbaladizo, la pista americana, … Lo hemos pasado en grande con las torpezas y caídas de algunos que eran mucho más divertidas que pasar la prueba sin más. Gracias a dios el número de heridos ha sido cero.

Después de comer los chicos han disfrutado de una sesión de cine, es una actividad que dejamos para aquellos días de mal tiempo pero como el sol nos ha acompañado durante estos días no habíamos tenido tiempo. 

También hemos organizado distintas actividades para que los chicos infantiles fuesen rotando por ellas; paintball, balancebike, tirolina, .. 

Los juveniles han echado una partida de futbeisbol.

La cena de hoy era especial, hamburguesas en el taller. Los chicos se han llenado los platos hasta donde han podido y se han ido sentando donde y con quien han podido. Al ser una cena en el jardín los chicos pueden aprovechar para cenar acompañados del grupo entero sin las limitaciones del número de comensales por mesa que tenemos en el comedor.

En la velada se han leído todas las cartas de despedida y como era de imaginar casi inundamos el taller con nuestras lágrimas. 

Para cerrar esta noche tan especial hemos hecho un fuego de campamento donde los chicos han podio quemar las nubes y relajarse. El fuego ha estado amenizado por las canciones de nuestro acampado Pablo, que acompañado de su guitarra nos ha emocionado a todos.